lunes, 4 de noviembre de 2013

Mil maneras de morir en México


1 DE NOVIEMBRE DE 2013 
ANÁLISIS
MÉXICO, D.F. (proceso.com.mx).- Aquel murió porque le explotó el ano; ella, la acosadora, ahogada en la chimenea; ese imbécil tiró un dardo al cielo, se le regresó y le traspasó el cráneo. Estos inéditos accidentes fatales son narrados con humor negro desde 2008 por la serie de falso documental estadunidense “Mil maneras de morir”. Desde entonces el programa es un éxito mundial: el público se regodea de los ridículos decesos.

La tradición popular conviene en que cada 2 de noviembre los muertos regresan a tierra para convivir con los vivos. Se trata de los amores más profundos: los agasajaremos con sus antojos preferidos y sus vicios predilectos. Para la mayoría de las culturas prehispánicas la muerte no era una tragedia, sino la continuación de otra vida. Antes los mexicanos morían de enfermedades, vejez o como resultado de alguna de tantas guerras; hoy resulta cruel, por decir lo menos, reírnos de tantos decesos derivados de causas hediondas: el nepotismo, la crueldad, la vorágine, el elitismo, la ineptitud, el desparpajo, el clasismo, la corrupción…


Si estos muertos regresaran nada habría cambiado. Volverían a morir de una forma parecida a como se muere en el
México de hoy: El país tiene sus propias (y verídicas) “Mil maneras de morir”.
1.- Afuera de un hospital, rechazado por no tener dinero. El lunes 21 de noviembre murió José Sánchez Carrasco a las afueras del Hospital General de Guaymas, Sonora, después de permanecer cinco días agonizando. Una enfermera le negó la atención por no tener dinero. No hay responsables consignados. En México el 60 por ciento de los habitantes, equivalentes aproximadamente a 65 millones de personas, carece de seguridad social (La Jornada, 20 de abril de 2013).
2.- Calcinado en el interior de una guardería subrogada por el Instituto Mexicano del Seguro Social. El 5 de junio de 2009 49 niños murieron en el interior de las instalaciones de la “Guardería ABC”, en Hermosillo, Sonora. El incendio fue provocado. Juan Carlos Lam Félix, secretario técnico del gobierno encabezado por Eduardo Bours, dio la orden de quemar documentos resguardados en un inmueble adjunto relacionados con la deuda de diez mil millones de pesos generada ese sexenio (Proceso 1910). Los padres de los niños, abandonados por gran parte de la sociedad, aún exigen justicia.
3.- Asfixiado en una discoteca por un operativo policíaco. El viernes 20 de junio de 2008 nueve jóvenes murieron por asfixia o aplastamiento en la discoteca News Divine. El operativo, de acuerdo con el libro Horas infaustas, la tragedia del News Divine, fue resultado de una pugna policíaca entre el secretario de seguridad Pública, Joel Ortega, y el exdelegado Francisco Chiguil. Ninguno de ellos está detenido. Leticia Bravo, madre de Rafael Morales, y Rubén Tapia, padre de Isis Tapia, reprocharon que el Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal no castigara a los altos mandos responsables.
4.- Baleado siendo niño. La política antidrogas del gobierno de Felipe Calderón dejó un saldo de al menos mil 700 homicidios de menores de edad, de acuerdo con la Red por los Derechos de la Infancia. El crimen organizado regularmente utiliza a los menores de edad como “halcones” (espías), “mulas” (transportadores) o hasta sicarios. De las 20 mil personas detenidas en México por narcotráfico, el 35 por ciento son menores, de acuerdo con la Comisión de Seguridad Pública del Senado.
5.- Por ser periodista. En México han sido asesinados 72 periodistas y 15 permanecen desaparecidos, según se consigna en el informe Doble Asesinato, publicado en 2012 por la organización Artículo 19. Estos periodistas, ejerciendo el servicio social de informar a los ciudadanos, fueron masacrados y torturados primordialmente en casos de políticos vinculados al crimen organizado.
6.- Orando mientras un grupo armado te acribilla. El 22 de diciembre de 1997 un grupo de cien hombres armados asesinó a 45 indígenas tzotziles, 18 niños, 22 mujeres y 6 hombres que oraban en una capilla en la localidad de Acteal, en Chiapas. Se trató de un plan de contrainsurgencia militar para crear conflictos en la zona del Ejército Zapatista de Liberación Nacional, como documentó en una serie de investigaciones la revista Proceso. Los principales responsables señalados por los deudos de las víctimas, Ernesto Zedillo y Emilio Chuayfett, aún ejercen la política, el primero como director del Centro para el Estudio de la Globalización de la Universidad de Yale y el segundo como titular de la Secretaría de Educación Pública.
7.- Estar y luego desparecer. La organización H.i.j.o.s de México, creada en 1995 por hijos de desaparecidos en Argentina y con representación en todo el mundo, reporta con datos del Comité ¡Eureka! 561 desapariciones forzadas ordenadas por el Estado mexicano de 1969 a la fecha. De 2006 a 2012 la Comisión Nacional de los Derechos Humanos registró 5 mil 397 expedientes de personas reportadas como extraviadas o ausentes.
8.- Secuestrado. Cinco de cada cien secuestrados son asesinados en el país, de acuerdo con el Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal. En los primeros ocho meses de este año se cometieron en México mil 130 secuestros, 35 por ciento más que el año pasado, según dicho organismo. El Instituto Nacional de Geografía, Estadística e Historia reportó mil 317 secuestros consignados ante las autoridades en 2012, pero estima que 105 mil 682 casos no fueron denunciados.
9.- Por ser mujer. El país está lejos de haberle ganado la partida a la misoginia. El informe Violencia feminicida en México, elaborado en 2012 en colaboración con ONU Mujeres, revela que los asesinatos motivados por el gé
nero tuvieron un repunte entre 2007 y 2010, años en los que aumentaron 106.2 por ciento. De 1985 a 2010 se registró un acumulado de 36 mil 606 casos.

10.- En un bar. El pasado 26 de mayo trece jóvenes fueron privados de su libertad en el bar “Heaven”, ubicado en la Zona Rosa del Distrito Federal. Los restos de diez de las víctimas fueron hallados en fosas en Tlalmanalco, Estado de México. En el crimen estuvo involucrado el cártel de Sinaloa, a través de su brazo operativo, La Unión, el antecedente del cártel de Tepito, en venganza por el asesinato de uno de sus cuadros, Horacio Vitel Ángel, “El Chaparro”, publicó el periodista Raúl Monge en Proceso. Los ataques a parroquianos de bares son comunes. Uno de los casos más sangrientos ocurrió en febrero pasado en Chihuahua, cuando fueron asesinadas nueve personas en el antro Far West en la capital de ese estado.
11.- Por tus preferencias sexuales. En México 705 personas han sido aniquiladas por sus preferencias sexuales según consignó uno de los reportes más completos, Crímenes de Odio por Homofobia, elaborado por la organización civil Letra S. En muchos casos hay una crueldad inmedible, personas lapidadas, arrastradas de la batea de un coche o calcinadas.

12.- Derretido en ácido. Santiago Meza López, “El Pozolero”, admitió en 2009 que disolvió en ácido a decenas de personas: “(…) por orden directa del Teo ha pozoleado como a 70 personas, pero en total son como 300, ya que también recibió órdenes del Mayel (Ismael Higuera Guerrero) y del Efra (Efraín Pérez) para pozolear cuerpos”, se consigna en su declaración, publicada en diciembre de 2011 en Proceso por la periodista Marcela Turati. “Pozolear” (disolver en ácido) es una de las torturas ejecutadas comúnmente por el crimen organizado, también despellejan, decapitan, calcinan, destazan, cuelgan…
13.- Arrastrado por un huracán. La corrupción provocó que el paso de los huracanes “Ingrid” y “Manuel” cobrara 50 vidas y dejara 1.2 millones de damnificados. Mientras el meteoro caía, el gobernador de Guerrero, Ángel Aguirre, ofrecía un banquete para 300 invitados, mientras que el director del Fondo Nacional de Desastres Naturales, José María Tapia Franco, apostaba en Las Vegas. Es común que la negligencia, mezquindad, ineptitud y voracidad de la clase política sea responsable de la mayoría de las muertes derivadas de este tipo de catástrofes.
14.- Por defender los derechos de otros. En marzo de 2010 organizaciones civiles de Chihuahua denunciaron el asesinato de Ernesto Rábago Martínez, miembro de la asociación civil Bowerasa (Haciendo Camino), agrupación dedicada a la defensa legal de los territorios de comunidades indígenas de la sierra Tarahumara. Es uno de los tantos valientes caídos. El año pasado fueron asesinados en México treinta defensores de los derechos humanos y han sido masacrados 89 activistas desde 2010, de acuerdo con la oficina de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas.



15.- Mientras apuestas en un casino. El 25 de agosto de 2011 un comando del grupo criminal “Los Zetas” incendió el casino “Royale” ubicado en Monterrey, Nuevo León, provocando la muerte de 52 personas. Como indemnización, los dueños del casino ofrecieron la irrisoria cantidad de 96 mil pesos por cada víctima. Los grupos del narcotráfico han atentado contra la población civil en numerosas ocasiones, como el día del Grito de Independencia en Morelia, Michoacán, en 2008.
16.- De hambre. A diario 23 mexicanos mueren por desnutrición, de acuerdo con el INEGI. Entre los años 2000 y 2011 un total de 102 mil 568 personas fallecieron en México por deficiencias nutricionales. En el país 57 millones de personas no tienen ingresos suficientes para comprar alimentos, de acuerdo con el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social.



17.- Buscando un mejor futuro. El primero de abril de 2011 la Procuraduría General de Justicia de Tamaulipas halló 59 migrantes muertos en fosas clandestinas en el municipio de San Fernando. Con las investigaciones se hallaron más y más cadáveres, hasta llegar a 193. El grupo “Los Zetas” fue señalado como responsable. El periódico New York Times publicó que el año pasado murieron 463 indocumentados al tratar de cruzar la frontera.
18.-
600.-
1000.-…
Twitter: @juanpabloproal
imágenes (google) agregadas por el blog

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Deja tu comentario que sera publicado automaticamente; si este,no fue publicado por favor notificalo a nuestro correo electronico sadimyer@gmail.com